Entrevista a Andrés Franco de Lado A, estudios de grabación y postproducción en México

By in Cine & Video, Mezcla Profesional

Por favor dinos brevemente quién eres, qué puesto tienes y qué es lo que haces.

Yo soy Andrés Franco. Soy originario de Guadalajara, Jalisco. Llevo 20 años haciendo postproducción de cine y música para cine y televisión.

Yo soy músico. Empecé haciendo música en un grupo que en su época fue uno de los pilares del rock en español en México. Estuve en ese grupo como doce años. Se llamaba Rostros Ocultos. Grabamos alrededor de doce discos LP. Quizá no fue tan importante en Latinoamérica, pero sí en México.

Después, por ahí del ’92 ó ’93 decidí meterme más a la industria del cine, haciendo música para películas y trabajando en toda el área de postproducción de sonido, diseño de sonido y todo eso.

Me asocié con un estudio de postproducción de sonido que en aquella época se llamaba Resonancia. Uno de mis socios era Fernando Cámara, quien ganó un Oscar por la película Apocalipto, donde él usó sonido directo.

Yo aprendí con esa gente: con Fernando Cámara, Nerio Barberis y una serie de socios que tuve en esa época.

Así comencé yo. De hecho, el Estudio Resonancia fue el que adquirió el primer Pro Tools que se compró en México. Antes de eso, lo que había en esa época era Sound Tools.

En Resonancia hacíamos diseño de sonido y música para unas doce películas al año, y a veces hasta quince. Todo lo hacíamos y lo terminábamos en los Estudios Churubusco. Todavía no existía un sistema digital. En aquella época todavía se grababa en moviolas y se usaba el magnético perforado. Para armar pistas, nosotros usábamos todavía máquinas de dos pulgadas. O sea, aprendimos con los métodos viejos del cine.

Yo me empecé a meter en la cuestión electrónica —más que nada, a usar secuenciadores para música, teclados y todo eso— y, cuando yo llegué a Resonancia, impuse un poco el uso de samplers, como el Emulator de E-mu Systems. Lo empecé a incorporar a un secuenciador que se llamaba Performer y empecé a utilizar MIDI dentro del diseño sonoro. Activaba disparos, ambientes y efectos de diferentes tipos desde MIDI. No incorporé el Emulator a Pro Tools porque Pro Tools todavía no era muy bueno para manejar MIDI.

Empezamos a usar Pro Tools cuando nos ayudó muchísimo para hacer toda la limpieza y edición de diálogos, pero al principio era de cuatro pistas nada más. Desde el inicio, se me hizo muy interesante y práctica su interfaz. Lo que tiene ahora Pro Tools es que ha crecido enormemente en todos los aspectos, pero sigue conservando las bases de cómo se editaba en aquel entonces. Y eso es muy interesante porque fue una idea que surgió en la época de Digidesign: un sistema práctico para editar voces y hacer fades y todo lo que se hace ahora.

En cuanto Pro Tools logró incorporar el MIDI de una forma muy decente, yo decidí dejar el Digital Performer y cambiarme a Pro Tools. Desde entonces, hago todas mis pistas de música en Pro Tools.

Desde hace muchos años, todo lo que es postproducción y diseño de audio ya se trabajaba en Pro Tools. No lo hacías en Digital Performer, en Cubase ni en cualquier otro sistema; a mí se me hacían muy inestables. Pro Tools se me hizo una herramienta muy estable, y por eso lo empezamos a usar para hacer música (varios músicos que trabajábamos en lo mismo, no nada más yo), hasta que logramos trabajar todo con Pro Tools. Eso nos ayudó mucho.

Por ejemplo ahora, después de todo ese tiempo que estuvimos haciendo cine, yo me separé de varias agrupaciones o estudios con los que trabajé o en los que fui socio. Y ahora estoy yo solo. A final de cuentas, yo soy el dueño de la compañía y tengo un estudio que ya tiene muchos años conmigo —desde el ’97— y que se llama Lado A Estudios, S.A. de C.V. Es un estudio no muy pretencioso. No es un gran estudio como podría ser Churubusco, que es un estudio del gobierno y que tiene salas enormes de mezcla y demás. Yo tengo una sala de mezcla con una S6 y dos Pro Tools HD 2 que trabajan simultáneamente. También tengo otros tres Pro Tools que utilizo para edición.

Si no me equivoco, fuiste la primera persona que adquirió una S6 en México y en América Latina.

Así es. Yo estaba pensando cambiar mi sistema. Supe de la S6 por ahí de noviembre de 2013, si no me equivoco. Cuando la empezaron a promover, me enteré de la existencia de esa consola y me llamó mucho la atención cómo la estaban haciendo. Como toda mi educación de sonido fue a través de consolas analógicas, me gustó mucho la S6. Me gustó cómo organizaba todos los canales, con diferentes funciones, colores y demás, y toda esta retroalimentación visual que te da.

Por todo esto, me encantó la idea de tener una S6. O me iba para una opción anterior —otro sistema de Avid no reciente y que ya iba de salida—, o me metía con otros sistemas que también son muy buenos, pero yo lo que buscaba era algo muy práctico y que todo quedara dentro del sistema, porque normalmente yo salgo.

Tengo channel strip externo, como el 430 de Focusrite, que es muy bueno, pero tengo que salir de Pro Tools y entrar a Pro Tools. También tengo un CEDAR, que es un hardware que te ayuda a bajar fondos y demás, pero nuevamente tengo que salir de Pro Tools y volver a entrar. Y yo quería algo en el que todo lo pudieras hacer dentro del sistema.

Entonces le hice una actualización al estudio y me animé a comprar la S6. En aquel entonces, la S6 todavía no estaba muy fuerte. Todavía le faltaba mucho desarrollo. Pero dije “yo no tengo broncas; si tengo algún problema con la S6, puedo meter una ICON que me prometieron que podíamos utilizar si en algún momento no nos funcionara la consola.” Para mi sorpresa, al mes de haberla comprado, ya estaba funcionando perfectamente bien. Le faltaban muchas opciones todavía, pero lo básico sí lo podía hacer y para mí era suficiente en ese momento.

Conforme fue creciendo el desarrollo de la S6, yo me involucré como beta tester y se me hizo muy interesante poder aportar un poco al desarrollo de esta consola y también estar enterado de lo que iba saliendo y de los problemas o las mejoras que podía tener el sistema, aunque yo, la verdad, desde el principio quedé encantado con la S6, aun sabiendo que todavía le faltaba desarrollo.

Ahora ya es una herramienta que está muy bien desarrollada. Ha crecido a una velocidad impresionante con respecto, por ejemplo, a otras consolas que había desarrollado Avid, que sí habían crecido pero no tan rápido como esta. Se ve que le metieron mucho cariño.

Hemos recibido muy buena retroalimentación sobre la S6.

Pues, bueno. Por eso cambié a la S6. Es una superficie de control muy práctica, muy visual, que funciona muy bien. Frente a ti tienes acceso a casi todos los parámetros. Muy pocas veces tienes que voltear a ver el monitor de la computadora.

Y para mezclar es una maravilla porque, a final de cuentas, estás viendo una película y lo que te interesa es estar fusionado con lo que estás viendo en la imagen. Con la S6, lo logras muy fácilmente.

 

Hoy día, ¿cuáles son los desafíos más grandes que tienes que enfrentar como ingeniero de mezcla profesional?

Los tiempos de entrega, porque se han reducido muchísimo. Antes tenías más tiempo, pero con las opciones digitales que tienes, puedes tener una cantidad de atmósferas, efectos, diálogos y todas las pistas que vas armando, y que acaban siendo interminables. Puedes llegar a tener sesiones en dos o tres Pro Tools funcionando al mismo tiempo, cargados casi al máximo.

Como ha crecido ya el poder de estos equipos, ahora puedes tener abiertas muchas cosas sin tener que hacer stems para poder ir reduciendo espacio en el número de pistas. Ahora tú puedes tener una gran cantidad de cosas y con eso te puedes ahorrar mucho tiempo.

Entonces yo creo que uno de los desafíos es el tiempo —que puedas hacer las cosas mucho más rápido— y las nuevas tecnologías te ayudan a lograrlo.

¿Podrías comentar sobre el nivel de expectativas de las bandas sonoras de la actualidad? ¿Exigen los clientes una experiencia mayor, de mejor calidad, en todos los contenidos?

Es una cuestión difícil. Si estás hablando de cine que se va a proyectar en la pantalla, sí tienes una expectativa mayor. Aunque por el mismo lado, en esta cuestión de hacer las cosas muy rápido, sobre todo en cine quizá no de Hollywood, sino cine más indie, en el que tienes que preparar todo, desde el rodaje y tener el concepto desde el inicio. Y todo esto hay que hacerlo más rápido.

Y la expectativa del director sí te pide mucho más en cine. Pero en todos los demás medios no. Quizá compañías como Netflix o como HBO, por ejemplo. Ahora estamos trabajando en la serie Sr. Ávila para HBO Latinoamérica. Estamos empezando la tercera temporada, y es la tercera temporada que hacemos con ellos. Ellos sí te exigen mucho. Normalmente tienes que terminar todo con los estándares que se usan en Estados Unidos o en cualquier otro país. Tienes que hacer que se escuche muy bien.

Pero, por ejemplo, muchos de los contenidos de Internet que se están armando no tienen la calidad que uno quisiera. Entonces hay muchas compañías alrededor de eso que pueden tener equipos no tan sofisticados como lo que uno puede tener ahora, y quizá logran satisfacer al cliente con facilidad. Eso es algo que sí te puede poner una piedra en el camino. Hay muchos clientes que, quizá por falta de conocimiento, no se dan cuenta, y los presupuestos en general se vuelven complicados. Tienes que tener una serie de presupuestos: uno para cine, otro para Internet, otros para series de televisión que no tengan quizá la importancia de una serie de HBO o de Netflix. La tecnología se ha abierto a que todo el mundo se pueda meter en esto, sin quizá tener experiencia suficiente para lograr buenos resultados.

A final de cuentas, lo que se oye bien y lo que se comunica muy bien con la imagen es lo que finalmente va a funcionar. Esta cuestión es más de sensibilidad que de fierros.

 

¿Cómo han ayudado Avid y la familia de productos de Avid para la mezcla profesional a la modernización de tus flujos de trabajo?

Han ayudado en casi todo.

Como te decía, desde la época en la que yo empecé a mezclar una película hasta la fecha, ha crecido inmensamente esta tecnología, y Avid ha sido uno de los pilares del desarrollo de la misma.

Hay muchas otras marcas y muchas otras empresas que han tomado diferentes caminos, pero yo creo que Avid es una de las compañías más grandes y fuertes.

Por ejemplo, cuando empezó Avid con la edición de la imagen y salió el Film Composer y estos equipos novedosos de edición no lineal, ahí fue cuando a los editores y a los directores de cine les voló la cabeza.

Igual le ocurre a los músicos o a los diseñadores de sonido cuando empiezan a tener todas las opciones en un clic. Ahí ya tu desarrollo para poder hacer cuestiones con más sensibilidad resulta mucho más rápido.

Creo que Avid ha contribuido a que muchas compañías también traten de hacer lo mismo.

¿Cuáles fueron tus primeras impresiones de la consola S6?

Mis primeras impresiones fueron que la organización y la ergonomía que tiene son muy cómodas. Tienes todo muy cerca. Si estás sentado en una System 5 y tienes 48 ó 64 tracks, necesitas moverte mucho con la silla de un lado para otro para llegar a los canales y a todos los parámetros que puedas modificar. En cambio, con la S6, todo está muy compacto, muy cercano, sin que te estorben los dedos entre una pista y otra. Puedes ver y modificar rápidamente todos los parámetros. Eso fue lo primero que me gustó.

También, tener los monitores enfrente de ti y ver toda la información que despliegan. Por ejemplo, quieres ver la curva de ecualización que estás usando y en ese momento te aparece la curva de ecualización no nada más en la pantalla de tu computadora sino también en la pantalla central, en el módulo central de la S6, y también te aparece en las pantallas independientes que tienes en cada canal. Eso te ayuda muchísimo para que no estés buscando y para que tengas una retroalimentación visual de lo que estás haciendo, y así el flujo de trabajo corre mucho más rápido.

La integración que tiene la consola con Pro Tools es impresionante. Tienes teclas programables (Soft Keys) que te ayudan a poner inmediatamente frente a ti todos los menús de Pro Tools que podrías estar manejando.

Creo que eso es lo más sobresaliente de esta consola: la ergonomía que tiene y todo lo visual. Todo está por colores, por lo que lo identificas rapidísimo. Si tienes 200 pistas de efectos y música, inmediatamente sabes dónde están todos, y eso es invaluablemente rápido cuando tienes un cliente atrás.

 

¿Nos puedes compartir alguna métrica específica que muestre cambios positivos y tangibles en tus mezclas y bandas sonoras a partir de que empezaste a usar la consola S6?

Yo siento que se redujo el tiempo de mezcla como en un 30% en relación a una ICON que estábamos usando antes, sobre todo porque a la gente que llega a utilizarla, sin haber usado otra superficie de control, o que han usado una ICON, se le hace mucho más fácil integrarse a esta consola que a una ICON, por ejemplo. La curva de aprendizaje es mucho más rápida.

Puedes encontrar jóvenes que mezclan muy bien y que saben usar muy bien su oreja pero, cuando se topan con algo que no saben usar, se van al ratón y ya no lo sueltan. Y con la S6 no pasa eso. La curva de aprendizaje es muy rápida y eso hace que se agilicen los procesos de mezcla.

¿Puedes describir tu experiencia con el equipo técnico de Avid? ¿Recibiste soporte durante la venta y la instalación? Si hubo alguna interacción después de las ventas, ¿resolvimos tus dudas?

Sí. Avid siempre estuvo al pendiente.

Estando en un país como México, no siempre tienes el soporte de las compañías extranjeras. Por eso, a veces te da miedo entrarle a un equipo nuevo. Al ser esta S6 la primera consola en México y Latinoamérica, a mí sí me daba miedo que tuviéramos problemas técnicos con ella.

Pero tanto el distribuidor como la gente de soporte de Avid estuvieron al pendiente al 100%. Si yo tenía un problema, estaba resuelto a las dos horas, máximo.

El soporte técnico fue espectacular. De hecho, yo no había tenido un soporte técnico tan bueno como el que me ofrecieron cuando compré la S6. Y de ahí, como te comentaba, me ofrecieron ser beta tester, y eso me ayudó mucho para conocer el desarrollo de la consola y también por dónde iban las cosas en esta superficie de control.

Por lo tanto, el año y medio que tengo con este equipo ha sido enteramente de mi satisfacción en cuanto a contar con un soporte que siempre está ahí con la gente que trabaja aquí en México y también con los que trabajan allá en Estados Unidos. Y ha funcionado muy bien. Me están resolviendo todo el tiempo.

 

¿Qué consejos le darías a los estudiantes o a los ingenieros de mezcla jóvenes que aspiren a hacer lo que tú haces?

El primer consejo es que vean mucho cine. Que vayan y que escuchen.

Vean cine, si están haciendo cine. Que escuchen mucha música, si están haciendo música, y cuiden que el equipo donde la escuchan sea el apropiado. Hay muchos estudiantes que podrían estar oyendo música en los audífonos de su iPod, su iPhone o su equipo de sonido y que jamás lo aprecian en un equipo decente, en el que realmente se escuche bien. Y a final de cuentas, la educación del oído es lo más importante. Todo el resto de la tecnología que vayas a tener a tu alrededor lo vas a poder ir adquiriendo. Pero, sin una buena educación de oído, todas las técnicas que puedas aprender en escuelas no te llevarán a ningún lado. Yo he tenido a gente que ha pasado por aquí y que sabe operar perfectamente Pro Tools y varios equipos pero, insisto, si no tienes buena oreja, no vas a llegar a ningún lado.

Pro Tools | S6

Las mezclas redefinidas

Escoge una S6 preconfigurada o personaliza tu consola. Habla con nuestros expertos para determinar la mejor opción para tu flujo de trabajo y negocio.

CONTACTA CON NOSOTROS
Director de mercadotecnia para Avid América Latina con más de 20 años de experiencia en ingeniería de sonido y comercialización para las industrias de audio, vídeo, radio, cine y televisión.