Entrevista a Darío Shomar, encargado del área de producción en el Centro de Artes y Música

By in Mezcla Profesional, Música

Por favor, dinos brevemente quién eres, qué puesto tienes y qué es lo que haces para el Centro de Artes y Música.

Mi nombre es Darío Shomar. Soy el encargado del área de producción, aquí en CAM (Centro de Artes y Música), y mi responsabilidad es estar al frente del programa educativo que tiene que ver con producción musical, así como diseñar el plan de estudios para el mismo programa que abarca la parte técnica de audio y también la parte musical. Creo que es muy importante que un productor no sólo sea técnico si no también entienda el lenguaje musical. Si no es un músico excelente, que al menos sí tenga el dominio de poder hablar el mismo idioma que un músico.

¿Cómo se desarrolló tu carrera profesional y como llegaste a la posición que tienes ahora?

A los 15 años, tocaba en una banda y siempre sonábamos mal. Entonces, me cansé de eso y me puse a estudiar audio. (Te estoy hablando de hace más de 18 años de eso.) Estudié audio en las opciones que había entonces en México. Recuerdo que Digidesign estaba entrando por aquellos años con Pro Tools 3.1, o algo así. Y bueno, yo iba a todos los lugares donde hubiera una presentación de equipo o algún curso, o alguno de estos eventos que hacía la gente de la AES, el mismo Digidesign, los de JBL y Meyer: toda esta gente que hacía eventos para posicionarse en esos entonces, en México. Yo estaba ahí con muchas ganas de aprender, de adquirir más conocimientos.

Tuve la suerte de estudiar con gente muy importante, como Carlos Walraven o el mismo Salvador Castañeda Valdés y, bueno, son unos monstruos. También tomé algunas clases con Mauricio “Magú” Ramírez. Son de esa gente que, si te pierdes un segundo, te mueres en los números, pero es increíble.

Entonces, me apasionó tanto esto que estudié todo lo que pude, con toda la gente que pude, y después, por ahí de los dieciocho años, se me dio la oportunidad de empezar a hacer eventos en vivo como responsable y, en algunos casos, como asistente. A lo que fuera, yo iba, sin importar si había que jalar cables o había que operar una consola. También empecé a hacer grabaciones, algunas de ellas en estudio.

Posteriormente fui conociendo a más músicos y comencé a trabajar en estudios más grandes, como Sony, por ejemplo, que es un estudio muy emblemático aquí en México. Y así seguí involucrándome en las dos áreas. Me pareció fascinante que no me haya dedicado sólo a una: participé tanto en proyectos en vivo como en estudio.

Y hace unos ocho años llegué a un estudio con el Maestro Víctor Patrón, que es un pianista mexicano muy conocido. Por muchos años fue director musical de Ricardo Arjona. Empecé a participar con él en varias producciones para gente como Armando Manzanero, el mismo Arjona, Marco Antonio Muñiz y un largo etcétera.

A la par, estoy haciendo cosas para gente cristiana, tanto en vivo como en estudio, como para Edgar Lira, Marcos Vidal y Abel Zavala, por mencionarte algunos.

Me ha tocado también hacer gira con gente como Christian Castro y Amauri Gutiérrez.

Por ahí va mi línea de trabajo.

En este tiempo conocí a una persona con un gran sueño de crear una escuela de calidad en México. No una escuela que sólo le interese el dinero, sino que le interese aportar algo a la juventud de México con calidad y excelencia. Entonces, ella me invita a participar, primero diseñando y equipando todo el estudio de grabación que estaba pensado para esta escuela, y luego me invita a participar en el diseño del plan de estudios para que fuera un plan de estudios muy real, con mucha práctica, en el que los alumnos tengan un acercamiento al equipo analógico y digital para que no quede todo en pura teoría.

Y bueno, finalmente llego aquí a este puesto de estar al frente del área de producción de esta escuela.

 

“Creo que es muy importante que un productor no sólo sea técnico si no también entienda el lenguaje musical.”

—Darío Shomar

 ¿Me puedes explicar, por favor, qué es el Centro de Artes y Música?

En el Centro de Artes y Música no nos quisimos quedar cortos siendo sólo una escuela de música. Incluimos danza, tanto clásica como contemporánea. Incluimos fotografía, video y esta parte que me atañe que es la producción musical. Entonces es un centro integral. Quisimos ofrecer formación en muchos campos de las artes. Estamos viendo si también un poco más adelante metemos actuación. Nos interesa tener un centro que esté abierto no sólo a un área, sino a mucha, mucha gente, sobre todo a los jóvenes que tienen este gran talento y que no han llegado a la escuela correcta en donde se les apoye.  Entonces el CAM es una escuela, pero también es un centro de apoyo donde el principal objetivo es que los alumnos exploten al máximo sus capacidades.

¿Dónde está localizado el CAM?

Estamos en Miguel Ángel de Quevedo 296, en Coyocacán, en México, D.F. Es una ubicación muy accesible porque estamos en una avenida principal, casi pegados a Av. Universidad, que es otra avenida principal.

¿Quién funda el instituto?

La fundadora del instituto fue la Dra. Nereida Bryan. Ella es la que tuvo la idea y es ahora la directora. Ha hecho una inversión increíble, no sólo en equipo sino también en buscar profesores músicos muy respetados y acreditados para ofrecer a los alumnos algo de calidad.

¿Qué equipo de Avid puedes encontrar en el CAM?

Lo primero que puedes encontrar es un compulab. Tenemos doce máquinas para nuestros estudiantes. Cada una de ellas cuenta con Pro Tools y con una interfaz Fast Track de dos canales y un controlador MIDI. Nos interesa que cada alumno tenga la experiencia de interactuar con un equipo; que no tengas que estar viendo la pantalla desde atrás.

Lo segundo, que es la parte más interesante, la que todos los alumnos quieren venir a ver y tocar, es la Pro Tools | S6. Tenemos una S6 con el Módulo M-40, de 32 faders, y tenemos un Pro Tools | HDX. Los alumnos están fascinados con este equipo porque es superintuitivo. Tengo alumnos que en su segunda clase ya están manejando la consola prácticamente sin más ayuda que una leve supervisión.

¿Podrías comentar cómo es que el CAM usa los equipos y cuál es el flujo de trabajo en el laboratorio y en el estudio principal?

Principalmente vemos las cuestiones básicas del uso de Pro Tools en el compulab para que los chavos tengan el primer acercamiento. Muchos de ellos conocen Pro Tools de oídas pero no lo han utilizado. Entonces, lo empiezan a utilizar ahí, haciendo algunas cosas con MIDI. Posteriormente llevamos eso a una sesión grande, en el estudio, y ahí trabajamos con técnicas de microfonía, envíos y diferentes flujos de señales. Entonces hacen grabación aquí con el equipo grande —la HDX, la S6 y toda la infraestructura que tenemos— para posteriormente regresar al compulab donde cada uno de ellos se pone a trabajar en los diferentes procesos, como edición, mezcla y afinación de voces.

Entonces, están constantemente como en un flujo de estudio casero, pero también tienen acceso al flujo de un estudio de dimensiones profesionales. Esto es muy bueno para ellos porque aprenden a trabajar en ambos.

Entonces, para confirmar, ¿el laboratorio se convierte en un estudio de preproducción, luego llevan el material a la S6 donde lo pulen y vuelven al laboratorio para hacer sus mezclas y otras tareas de postproducción?

Exactamente eso es lo que hacemos.

Por favor platícanos brevemente cómo es que las soluciones de Avid han ayudado al CAM en su objetivo educativo.

Bueno, lo primero es que estamos hablando del estándar de la industria. Aunque haya ahora muchas opciones, Pro Tools sigue siendo un estándar, con la ventaja de que las sesiones son totalmente compatibles. Entonces, lo que ellos ven en su computadora pequeña lo pueden trabajar sin ningún problema en nuestro estudio y pueden luego regresar a seguir trabajando en su computadora.

Estos flujos de trabajo son geniales para nosotros porque no tenemos quince consolas S6, ni quince estudios. Pero sí podemos hacer cosas en el estudio grande y después ellos pueden continuar la clase y su aprendizaje individualmente. Creo que eso es básico. Para nosotros ha sido muy funcional, aparte de todas las herramientas que de por sí trae Pro Tools y que son muy prácticas a la hora de trabajar en tareas como la edición.

En tu opinión, ¿cuáles son hoy día los desafíos más grandes que tienen que enfrentar los trabajadores de la industria de la producción musical?

Yo creo que el desafío más grande es la capacitación. Mucha gente está trabajando sin capacitarse, sin conocer realmente lo que está haciendo. Yo creo que eso es con lo que más batallamos y es lo que nosotros estamos haciendo: capacitar a la gente.

En mucho de la industria, sobre todo años atrás, se ha dado eso de que somos técnicos y, como tales, no hablamos como músicos. Entonces llega a haber muchos roces, cuando en realidad trabajamos para el mismo fin. Por eso, creo que capacitar a los técnicos en cuestiones musicales y a los músicos en cuestiones técnicas es algo básico.

¿Podrías hablarnos sobre la evolución de la mezcla de sonido en los últimos 15 años y de cómo, en tu opinión, ha ayudado Avid a moldear dicha evolución?

Como te comentaba, yo también hago grabación en vivo. Y antes tenías que llegar con un camión lleno de equipo para grabar. Hoy día, con las soluciones que ofrece Avid, puedes llevar una S3L-X y lograr una grabación increíble de 64 canales.

Si alguien me hubiera dicho, hace 15 años, “vas a llevar en tu cajuela el equipo suficiente para hacer una grabación de calidad profesional,” no lo hubiera creído. Yo usé esa consola cuando llegó a México. Me la prestaron y lo que hace ese pequeño monstruo y el resultado final es algo increíble. La calidad del sonido es impresionante. Antes estabas muy limitado. Dependías de que si tenías un plug-in o tal vez te dabas cuenta que tenías demasiada latencia, y el sonido no era tan real. Pero hoy puedes tener una emulación de bulbos increíble o puedes contar con una latencia mínima, lo cual es supergenial.

¿Dirías que es ahora un momento ideal o interesante para estar involucrado en el negocio de la creación musical?

Sí lo diría. Yo creo que es un punto muy bueno, porque ahora con toda esa cuestión de las redes sociales y todas las puertas que nos ha abierto Internet, puedes colaborar con muchísima gente en otros países. Antes no podrías haberlo hecho. Hoy estás haciendo música con alguien en Alemania y otro en Inglaterra, otro en México y otro en Estados Unidos.

Creo que es un momento padrísimo y aparte los flujos de trabajo de Avid, que no solamente tienen que ver con audio sino con video, ahora te dejan conjuntar todo en una sola plataforma. A mí me parece genial. Y hoy los jóvenes están ávidos de eso. La cuestión ya no sólo es visual sino audiovisual.

¿Qué elementos clave fueron los que necesitabas que la solución de Avid tuviera para resolver los retos de los flujos de trabajo del CAM?

Es una cuestión muy personal. A mí siempre me ha gustado el flujo de trabajo de edición de Pro Tools. Para mí es muy sencillo hacer edición sobre Pro Tools porque tengo 15 años usándolo.

Aunado a eso, esta nueva consola que Avid tiene, la S6, que es muy táctil, con todo al alcance de la mano literalmente, creo que es muy funcional para el CAM, como institución educativa. Ya que todo es muy visual, los alumnos pueden entender muy fácilmente con una gráfica. Pero también el CAM es un estudio de grabación abierto al público. Entonces es algo que nos es muy funcional. El trabajo es tres veces más rápido, si no es que un poco más, a la hora de estar mezclando y haciendo otras cosas, olvidándote totalmente del ratón, ya que la consola es impresionante.

 

“La nueva consola Pro Tools | S6 de Avid es muy táctil, con todo al alcance de la mano literalmente. Creo que es muy funcional para el CAM, como institución educativa. ”

¿Cuáles fueron tus primeras impresiones de la consola S6?

La primera impresión es que iba a ser un poco complicado porque tiene demasiados botones y demasiadas subpantallas. Pero la realidad es que, al momento de estarla utilizando, te das cuenta de que el flujo lo creas tú mismo y de que el flujo es supersencillo; que tiene cosas muy accesibles que no había en otras consolas y que sí vino a renovar en muchas cosas las versiones anteriores.

Entonces, ya en operación, la verdad es que me ha dejado muy satisfecho y de hecho sigo jugando y divirtiéndome con todo lo que esta máquina tiene para hacer.

¿Cuáles fueron para el CAM las características más apremiantes o convincentes de la consola S6?

La primera es la modularidad: que tú puedas crear la consola como tú quieras. No estás amarrado a comprar una consola con características específicas. Tú la haces de acuerdo a lo que quieres. Y sí buscábamos eso.

La otra es el tamaño. El tamaño es muy práctico porque tienes 32 canales en una mesa que no está grande. Para nosotros, eso es muy útil porque, en el cuarto, necesitamos tener a mucha gente viendo.

Y la otra es esta característica de que es muy visual. Puedes tener las gráficas. Puedes tener los medidores o la waveform. Puedes tener lo que tú quieras en la pantalla. Entonces, cuando un alumno está detrás de ti, no importa el punto en el que él esté. Con todas las pantallas que se despliegan en la consola, él puede tener una visión perfecta de todo lo que estás haciendo. Esta capacidad nos interesó mucho.

¿Cuáles son los cambios más grandes que has notado desde que adoptaste la consola S6 y sus flujos de trabajo?

Para mí, en lo personal, lo mejor es que es muy rápida. El flujo de trabajo es muy rápido. Tengo todos estos faders para automatizar. Para hacer una simple mezcla, el hecho de tener todo a la mano me ahorra horas de trabajo.

¿Puedes describir tu experiencia con el equipo técnico de Avid?

La gente de Avid es increíble. El servicio, el trato y la camaradería siempre ha sido fenomenal. De hecho Omar Martínez, sin tener por qué venir, puso su tiempo haciendo un espacio entre sus viajes y estuvo aquí un par de días ayudándome en todo lo que pudo.  Para mí es increíble el apoyo que nos han dado Pepe Reveles, Felipe Capilla, Omar Martínez, Aquiles Vera y también el buen Rocoto. Son gente que siempre está ahí, echando una llamadita: “¿cómo estás?,” “¿cómo vas?,” “¿necesitas algo más?”  Entonces, para mí en lo personal, el servicio ha sido más que genial porque ellos han sacado tiempo de donde no deberían.

Me siento muy agradecido con la gente de Avid.

¿Qué consejos le darías a los estudiantes o a los jóvenes que aspiren a hacer carreras en el ámbito de la producción musical?

Creo que es básico capacitarse. Aprender. Siempre aprender. Nunca creer que somos más que alguien. Aprendemos de los grandes pero también aprendemos de los pequeños. Cuando perdemos las ganas o el interés por aprender, entonces estamos perdidos.

Pro Tools | S6

Las mezclas redefinidas

Escoge una S6 preconfigurada o personaliza tu consola. Habla con nuestros expertos para determinar la mejor opción para tu flujo de trabajo y negocio.

CONTACTA CON NOSOTROS
Director de mercadotecnia para Avid América Latina con más de 20 años de experiencia en ingeniería de sonido y comercialización para las industrias de audio, vídeo, radio, cine y televisión.